Proyecto “A CAPELLA”

INTRODUCCIÓN

Un museo nunca debe ser una caja fuerte donde se guardan objetos singulares de civilizaciones pasadas, inalcanzables, incomprensibles, descontextualizados e inertes para el público que lo visita.  En 1985 la Ley del Patrimonio Español, poniendo en práctica un derecho contemplado en la Constitución de 1978, expresó con claridad que son los ciudadanos quienes, al conocer y estimar sus bienes patrimoniales les proporcionan su verdadero valor, convirtiéndolos en parte fundamental de su identidad cultural. Por esta misma razón el acceso a dichos bienes constituye un derecho fundamental de toda persona independientemente de su raza, edad o capacidad.

Desde el año 2015 el Museo de Ciudad Real, tras iniciar una nueva andadura, a través de su Departamento de Educación y Acción Cultural (DEAC) dependiente de la Fundación Impulsa Castilla La Mancha, ha apostado por el diseño y desarrollo de varios proyectos de difusión patrimonial y creación artística dirigidos a nuevos visitantes caracterizados por su diversidad funcional o pertenencia a grupos en riesgo de exclusión social.

OBJETIVOS:

  • Ofrecer un espacio inclusivo destinado a difundir la historia, el patrimonio y el arte.
  • Construir nuevos puentes de comunicación basados en la igualdad y en el respeto a la diversidad funcional, social y cultural.
  • Fomentar la libertad creativa y sus múltiples lenguajes.
  • Crear foros transversales buscando la plena integración social.
  • Desarrollar estrategias contribuyendo en la formación de futuros profesionales en distintas disciplinas museísticas, universitarias y patrimoniales.
  • Escuchar, aprender y evaluar para volver a diseñar nuevos proyectos.

METODOLOGÍA

Entre todos los programas desarrollados en el Museo sirvan como ejemplo los siguientes: “Proyecto 11”, “VARI-acciones”, “Para-Yayos” y “BIENveniDOS”. Cada uno de ellos desarrolla sus propias características en consonancia con los visitantes a los que va dirigido.

Pero dejemos que sean los mismos protagonistas, quienes, con sus propias voces, idiomas y diversidad, cuenten su experiencia en el museo.

“PROYECTO 11”.

Fue la primera línea de actuación llevada a cabo en el museo. Iniciada experimentalmente en 2004 con la exposición táctil “El Color de la Memoria” del artista Simeón Peña. Dirigida fundamentalmente a visitantes con ceguera o déficit visual afiliados a ONCE. Actualmente se realizan visitas guiadas táctiles a las colecciones permanentes y exposiciones temporales en las que priman el contacto directo con piezas arqueológicas y obras de arte originales. Así mismo el público puede participar en talleres y manualidades especialmente diseñadas para cada ocasión. En esta misma línea y, en colaboración con la Facultad de Arte de la UCLM, se ha fomentado la formación de futuros profesionales de museos y centros educativos, mediante la celebración de dos ediciones de las jornadas “Sintiendo el Arte”, en las que participan conjuntamente alumnos universitarios y usuarios de ONCE.

BIENveniDOS

Nuestro proyecto más nuevo, iniciado en 2018, reflejo de la adaptabilidad social y la permeabilidad que debe caracterizar a un museo. Quiere dar respuesta a la necesidad de acoger y facilitar la integración social de distintos colectivos, muchos de ellos migrantes, en peligro de exclusión por su origen, creencia o diferencia cultural. Para ello colaboramos con distintas ONG e instituciones sin ánimo de lucro como Cáritas, Cruz Roja o Movimiento por la Paz. Requiere romper barreras y tender puentes buscando soluciones imaginativas que palíen problemas derivados de la diferencia de idiomas, culturas y credos.

“PARA-YAYOS”

Comenzó su andadura en el año 2016 para atender la demanda de un público olvidado: nuestros mayores, usuarios de residencias, cuyas limitaciones físicas dificultan enormemente la visita a los museos. Para ellos se han diseñado dos líneas de acción: llevar los contenidos y talleres a las mismas residencias cuando los usuarios no pueden desplazarse o bien crear espacios adecuados y recorridos accesibles para acoger su presencia en nuestras instalaciones, fomentando también la realización de talleres manuales para contribuir a las terapias de memoria y motricidad tan beneficiosas para estos visitantes tan especiales.

“VARI-acciones”

Este proyecto se destina a colectivos con diversidad funcional. Gran parte de este programa se encamina a conseguir la plena participación e integración de visitantes procedentes del ámbito escolar y educativo, poniendo a su disposición recorridos guiados y talleres de Arqueología y Ciencias Naturales. Como buque insignia el museo se enorgullece de la experiencia creativa denominada “Arte en Crudo” nacida en 2014 en su sede de Bellas Artes situada en el Antiguo Convento de la Merced, dónde jóvenes inquietos buscan nuevos lenguajes expresivos, empleando diversos caminos (escultura, pintura, teatro, fotografía), primando la libertad y la experimentación personal, incluyendo un espacio expositivo en el que al finalizar el curso escolar se presentan al público sus propuestas artísticas.

“PROYECTO 11”.

BIENveniDOS

“PARA-YAYOS”

“VARI-acciones”

RESULTADOS

Entre los años 2015 y 2018 han tomado parte en estos proyectos 1.189 visitantes de todas las edades pertenecientes, entre otras, a las siguientes instituciones: ONCE, Cruz Roja, Cáritas, APAFES, ADACE, Asociación Down Caminar, ASPACECIRE, Hospital de Día de Ciudad Real, Centro de Educación de Adultos Guadiana II, UCLM (Servicio de Atención al Estudiante con Discapacidad), residencia de mayores ANDAMARC y residencia de mayores El Santo Ángel.

 

CONCLUSIONES

  • Los museos deben ser espacios abiertos e inclusivos, atentos a la realidad social y al servicio de todos sus posibles usuarios.
  • Las instituciones públicas deben velar y fomentar, con los medios materiales y humanos posibles, la consecución de este derecho constitucional.
  • Los DEAC de los museos deben programar e implementar anualmente proyectos destinados a los colectivos socialmente más desfavorecidos.
  • Los museos pueden contribuir a superar barreras lingüísticas, culturales y sociales creando puentes de comunicación basados en la creatividad, la imaginación y el intercambio igualitario, teniendo como código común el patrimonio cultural.
  • Los nuevos proyectos amplían el radio de acción del museo, contribuyendo al desarrollo social y cultural de la ciudad, teniendo como eje conductor un gran aliado: el lenguaje universal del patrimonio.